fbpx
Las Empresas Zombis

By MANUEL SÁNCHEZ

Las Empresas Zombis: sin Visión, sin Misión, sin Alma.

Las empresas zombis, como idea, no carece de metáforas asociadas a organizaciones de negocios o emprendimientos. Al respecto, se podría recordar cómo hace pocos años se usaba esta expresión en Japón para referirse a las organizaciones que estaban financieramente quebradas a pesar de seguir operando.  Por definición, esta especie de muertos vivientes llamados zombis se encuentran enajenados de su ser esencial al igual que empresas cuyos climas y culturas organizacionales son desmotivantes, rutinarios y sin vida. Sin necesidad de forzar, la comparación es inmediata a la situación de trabajadores presos de jefaturas lejanas, insensibles y gestionados por recursos más inhumanos que humanos. Sin embargo, no voy a referirme a ninguno de estos dos enfoques al menos en esta oportunidad.

Quiero hablarles de  aquellas empresas, negocios o emprendimientos, que ya no tiene alma porque carecen, perdieron o desprecian su visión y misión.

Aquí encontrarás:

  1. Los Alcances de las empresas zombis
  2. Contexto
  3. La Visión
  4. Elementos de la Visión.
  5. La Misión
  6. Elementos de la Misión
  7. Conclusiones

Carecer de visión y misión nos deja en un sin  sentido humano y social que nos arranca el alma para transformarnos en las empresas zombis”

Los alcances de las empresas zombis

Podemos imaginar el efecto que tiene para el individuo carecer de una visión relevante y de una misión que le dé propósito en la vida. Naturalmente, el impacto afectará en su entorno familiar, laboral y vocacional a grados que podrían llegar a ser incluso auto destructivo. De la misma forma, cuando una organización carece o pierde su visión y misión, el alcance es gigante. Por supuesto, la desorientación, la confusión, la incoherencia e insatisfacción se apodera al menos de las jefaturas, colaboradores, clientes y proveedores.

Contexto

Aunque la visión y visión son elementos fundamentales en cualquier tipo de plan, a través del tiempo, han vivido una especie de postergación. Las razones son varias: 


En primer lugar el contexto de los emprendimientos emergentes y startup cuentan con herramientas y modelos veloces como Canvas para diseñar, evaluar, prototipar y comercializar los proyectos con un fuerte énfasis en la propuesta de valor para escalar y crecer rápido. Para la “doctrina Lean”, y con toda razón, es poco útil visualizar planes de negocios a más de 5 años. Además, las grandes empresas e industrias, tiene una presión gigante por la actualización e innovación que, sumado a la lentitud por sus tamaños y la velocidad de los cambios, cada vez se les hace más difícil lograrlo plenamente. Adicionalmente, los términos “visión” y “misión”, están asociados a una etapa de largos planes de negocios, las declaraciones enmarcadas en la pared, abuso de capacitaciones respecto a la planificación estratégica, que en la práctica, nadie recuerda, practica ni promueve.

Por consiguiente, la asociación con el management de los 90 no identifica a las nuevas generaciones de ejecutivos ni a emprendedores formados en la mencionada doctrina Lean.

La Visión

 

Visión, es la particular habilidad de nuestra mente de viajar hacia el futuro proyectando una imagen deseable que “vemos” y creemos con tal convicción que sentimos como si nada ni nadie detendrá. Por ello, la sola energía de esa “imagen” es el motor de nuestro comportamiento o acción que se potencia ante toda resistencia. Es decir, es lo opuesto a recordar. Por lo general, lo extraordinario de su dinámica es que considera nuestros ideales, no tiene límites y no lo determina el aquí y ahora.

Los Elementos de una Visión

  1. Un verbo que exprese una realidad activa. Por ejemplo,  “Ser…”
  2. Un elemento que exprese un sueño. Por ejemplo, “…la mejor panadería de Latinoamérica”
  3. Trascendencia. Por ejemplo: “…orientados a mejorar la salud de los clientes”
“Las empresas zombis consideran la Visión y Misión solo como objetivos o metas generales de largo plazo”

La Misión

La Misión, quizás sea un término que se confunde con la visión. Generalmente, intento aproximar el sentido del concepto reemplazándolo por el de “vocación”, lo que no es fácil de responder en general a nivel personal u organizacional. Por lo tanto, “misión” es “ vocación”, aquel llamamiento interno que, alineado con las necesidades de mi entorno y mis competencias, se eleva a un “vivir” y “convivir”, haciendo aquello para lo que nací, con las habilidades que recibí para ser feliz “yo” y hacer feliz a los demás”.

Los elementos de la Misión

Una declaración de Misión responde siempre a las siguientes preguntas:

¿Qué hacemos? : Por ejemplo, “…panes”

¿Quiénes somos? : Por Ejemplo, “… una empresa innovadora con visión global”

¿Qué buscamos? (Propósito):Por ejemplo, “…Crecer mejorando la salud de nuestros clientes con productos sanos”

¿Por qué lo hacemos? (Valores) : Por ejemplo, “Nos motiva mejorar la salud de nuestros clientes para una mejor calidad de vida en Latinoamérica”

¿Para quién lo hacemos? : Por ejemplo, “clientes latinos entre 40 y 65 años que prefieren el pan como parte de sus hábitos alimenticios”

¿De qué modo? : Por ejemplo, “con compromiso, calidad y orientación a la satisfacción del cliente”

Conclusiones

En mi dinámica de relación con líderes o emprendedores, he confirmado que los conceptos de  “visión” y “misión” no son siempre comprendidos, mucho menos, aplicados. Sin embargo, su alcance desde un nivel personal  hasta el organizacional puedes ser total. Por consiguiente, mucho más allá de un plan de negocios, siempre estará vigente encausar nuestra actividad integral  de modo que no naufraguemos en el océano de la incertidumbre, estrategias erráticas y el fantasma del fracaso. No digo que teniendo claridad de nuestro norte no enfrentemos la incertidumbre, no cometamos errores o fracasemos, pero cuando sabemos hacia dónde vamos y quienes somos aun nuestros retrocesos podrán tener sentido, transformándolos en aprendizaje para alcanzar nuestro propósito. De esta manera, no seremos empresas zombis, que carecen o perdieron su visión y misión, sin sueños y vocación … muertos vivientes.

Manuel Sánchez A.

Únete para nueva información
×

Powered by WhatsApp Chat

× WhatsApp